Ramsés II

Usermaatra Setepenra, más conocido como Ramsés II, fue el tercer faraón de la XIX Dinastía de Egipto. Nieto de Ramsés I e hijo de Seti I y su esposa real: Tuya. Es considerado uno de los faraones más célebres y famosos debido a los vestigios que perduran de su reinado.

Nace hacia el año 1326 a. C. Aunque no se conoce mucho sobre su genealogía, se cree que tuvo, al menos, dos hermanas y un hermano. Este último muere antes de alcanzar la mayoría de edad, por lo que es Ramsés II quien asume el reinado de Egipto a la muerte de Seti I.

Pasa su infancia en Luxor, en donde es educado para heredar la corona. Allí recibe las enseñanzas de un preceptor, quien le enseña a escribir e interpretar las imágenes escritas, astrología, matemáticas, geometría y teología.

A los 10 años es nombrado Comandante en Jefe del Ejército, ya que era el heredero a la corona. A partir de ese momento se le asigna un harén y tropas para las campañas contra hititas y libios.

A partir de los 16 años es asociado al trono imperial, continuando con su educación política de la mano de Paser (visir de Seti). Por esas fechas se le encarga la supervisión de las construcciones de Abidos, lo que haría nacer en Ramsés II su afición por las construcciones.

A los 17 años contrae matrimonio con su primera esposa: Nefertari, de cuya relación nace su primogénito, Amonherunemef. Al mismo tiempo, Ramsés II desposa a Isetnefret, quien le da un hijo al que llama Ramsés.

Siguiendo con la tradición faraónica y con el fin de mantener la pureza de la sangre, Ramsés II toma como tercera esposa a su propia hermana: Hentmire. Como cuarta esposa toma a Merytamón, la hija que tuvo con su primera esposa, Nefertari.

Cuando Ramsés II cumple 25 años, fallece su padre y actual faraón, Seti I. Es así como Ramsés II asume el reinado del Álto y Bajo Egipto y se convierte en el Sol de los Nueve Arcos.

A partir del momento en que Ramsés II asume el poder de Egipto, su reinado se basa en 2 grandes pilares: Lograr la paz interior definitiva y Construir Templos consagrados a los Dioses, especialmente Amón-Ra.

Ramsés, el Gran Guerrero

Lo primero que hace es poner en marcha un plan para recuperar las fronteras del Imperio de la época de los Tutmosis y asegurar la paz interior. La recuperación del Antiguo Imperio supuso un enfrentamiento con el Rey de los Hititas, Muwattali. Este conflicto duraría unos 17 años. Para concentrar las fuerzas de su ejército en la lucha con los hititas, Ramsés instaura una hegemonía en Libia y Nubia.

A sus 29 años inicia una expedición contra Hatti. Se dirige hacia Biblos, con el objetivfo de establecer bases marítimas de aprovisionamiento. Por otro lado, Muwattali establece una alianza con los príncipes de Asia Menor y Siria para contrarrestar el avance de los egipcios. Ambos ejércitos convergen en Qadesh, donde se desarrolla la batalla que culmina sin un claro vencedor. Ramsés II, sin embargo, se autoproclama vencedor de la Batalla de Qadesh y plasma la victoria en el Templo de Luxor, Karnak y Abidos.

Por otro lado, Muwattali establece una alianza con Benteshina de Amurru, antiguo aliado de Egipto.

Durante los años siguientes, Ramsés II se dedica a conquistar los imperios africano y asiático. Las fuerzas de Canaan, Edom y Moab son vencidas y Egipto recupera la soberanía sobre estas tierras, logrando extender su imperio hasta el río Orontes.

Una vez lograda la expansión de su reino, y aprovechando la muerte de Muwattali, Ramsés II atraviesa Canaan y toma el puerto de Ascalón y la ciudad de Jaffa reafirmando el control sobre los puertos fenicios del Mediterráneo. Penetra por la zona sur de Siria y toma Dapur. En cada una de sus plazas asienta una guarnición armada y se dirige a Africa a ocuparse de sus posesiones. Allí establece una serie de colonias y construye una fortaleza para vigilar la población y evitar las revueltas.

En el año 1291 a. C, en el décimo año de su reinado, surgen conflictos en Asia. Ramsés II se dirige a Fenicia y recupera las zonas tomadas por los hititas. Luego de esto, el faraón regresa a la capital de Egipto (que había sido trasladada a Tanis con el fin de situar la residencia real en el punto de mayor peligro para el imperio) para vivir un breve período de paz y prosperidad económica.

Tras varios años de paz, surgen conflictos con Hatti. Babilonia rompe relaciones con Egipto y se une a los hititas. Ante este hecho, Ramsés II se pone frente a su ejército y se dirige a Siria donde sale victorioso de los enfrentamientos. Luego de varias batallas, se firma un tratado entre el faraón y el actual rey de Hatti, Hattusil (años 1280 a.C.), logrando un período de paz y prosperidad para Egipto. Dicho tratado le daba a los hititas la soberanía sobre Qadesh y Amurry y a Egipto se queda con el dominio de los puertos fenicios. El tratado también afirmaba la ayuda militar recíproca. A partir de ese momento, Ramsés II se dedica a mantener su Imperio, que en ese momento se extendía desde Sudán hasta el Mediterráneo y desde Libia a Orontes (frontera con Hatti). Para lograr el control de su basto imperio, el faraón ordena la construcción de Per-Ramsés en el delta del Nilo y la convierte en capital del Imperio.

Hacia el año 33 de su reinado Ramsés contrae matrimonio con una princesa hitita. Este matrimonio tiene como fin mantener la paz entre Egipto y Hatti. De esta manera Mathorneferure (primogénita de Hattusil) se convierte en la 5ª esposa del faraón.

Sobre el año 1.200 a.C algunos pueblos venidos de Europa llegan a tomar Egipto. Comienza un gran movimiento demográfico, acentuado por la huida del pueblo judío de la mano de Moisés.

Ramsés, el Gran Constructor

Ramsés comenzó a interesarse por la construcción cuando su padre, Seti I, le enconmienda la supervisión de las construcciones de Abidos. Para llevar a cabo las maravillas arquitectónicas que realizó, fue preciso que proveyera de agua las zonas destinadas a las construcciones. Para esto, Ramsés I manda realizar perforaciones para solucionar los problemas hidráulicos. Esto aumenta la llegada de oro para mantener el programa arquitectónico con el que lograba congratular a sus dioses.

La segunda obra arquitectónica de la que Ramsés II se ocupa es el Templo de Luxor. De esta manera, termina la obra comenzada por Amenofis III. Dicha construcción estaba consagrada a Amón-Ra, Mut y Khonsu o Jonsu. Se creía que este templo era la residencia de Mut, lugar de destino de Amón-Ra en su viaje por el Nilo. En la entrada del templo ubica las Estatuas Sedentes de sí mismo decoradas con imágenes de los 9 pueblos conquistados por Egipto. A cada lado del trono ubica una imagen de su esposa favorita: Nefertari.

Entre las construcciones a las que se dedicó el faraón también podemos encontrar:

La sala hipóstila del Templo de Karnak.

El templo del Ramesseum, en el Valle de los Reyes, destinado a ser su tumba.

Los templos en Nubia, entre los que se encuentra el Templo de Abu Simbel, dedicado a Ra, Ptah, Amón y a sí mismo como divinidad.

Si bien no fue el primer faraón en hacerse tratar como una divinidad, sí fue de los pocos en dedicarse templos autoproclamándose descendiente de Amón-Ra.

Aunque dedicó su vida a grandes construcciones arquitectónica, la más importante fue la construcción de Per-Ramsés, ciudad que el faraón transforma en capital del Imperio. La construcción de la ciudad coincide con el período bíblico en que los hebreos emigran a Egipto, siendo tomados como obreros para la construcción de la ciudad.

Epílogo

Ramsés II muere a los 92 años, luego de 67 años de reinado. Según investigaciones arqueológicas, fue una carie en el maxilar inferior lo que provocó una infección sanguínea que acabaría con su vida. A su muerte, le sucede su hijo Mineptah, fruto de su unión con Isetnefret.

 
 
Última modificación de este artículo: 02 de Diciembre de 2008
© Diseñada por Santiago Cuenca - Civilopedia, Historia de las Civilizaciones Antiguas Política de privacidad Bibliografía Contacto