Marco Antonio

Hacia el año 83 a.C., y en el seno de una familia de origen patricio de los Antonios, nace Marco Antonio. Hijo de Marcus Antonius Creticus y nieto del orador Marcus Antonius.

Infancia y Juventud

Marco Antonio era sobrino lejano de Julio César . Al morir su padre, Marco Antonio queda al cargo de su madre, al igual que sus hermanos Lucio y Cayo. Julia Caesaris, su madre, se casa con Publio Cornelio Léntulo Sura, quien es ejecutado por órden de Cicerón al haber sido acusado de estar involucrado en la conjura de Catillina.

A falta de un referente paterno, pasa su adolescencia vagando por Roma con actitud despreocupada y rebelde. A causa de las deudas contraídas en las casas de apuestas, huye a Grecia hacia el año 58 a.C.

Ya en Grecia, comienza a relacionarse con los filósofos de Atenas. Aprende retórica y es convocado por Aulo Gabinio para participar en la campaña contra Aristóbulo de Judea, donde consigue su primera distinción militar. Más tarde participa en la campaña para restablecer a Ptolomeo Auletes en el trono de Egipto.

Carrera Política y Militar

Hacia el año 55 a.C, Marco Antonio se convierte en aliado de Julio César , quien para ese entonces era rival del Senado Romano. En el año 54 a.C, Marco Antonio ingresa en el mando del ejército de Julio César en las Galias, destacando en el asedio a Alesia. Su conducta seguía siendo rebelde e irriante incluso para el propio César.

Sin embargo, su valor militar le otorga el cargo de cuestor, augur y tribuno de la plebe. Siendo protegido del César, lo apoya en su causa. Cuando los mandatos proconsulares de Julio César expiran, éste retorna a Roma para las elecciones consulares.

Pompeyo le exige a Julio César que renuncie al proconsulado y a la dirección del ejército antes de postularse a las elecciones. Julio César se opone a la renuncia por miedo a convertirse (aunque temporalmente) en un ciudadano privado, lo cual lo dejaría a merced de Pompeyo. Marco Antonio sugiere que todos los comandantes que se encontraran en la misma situación entregaran el mando. Esta idea fue rechazada y, luego de amenazas, es expulsado del Senado.

Marco Antonio deja Roma para reunirse con Julio César a orillas del río Rubicón. Con el ejército preparado, ambos inician la marcha hacia Roma para comenzar la última guerra civil. Durante esta campaña, Marco Antonio se convierte en el segundo al mando dirigiendo el ala izquierda del ejército.

Luego del triunfo, Marco Antonio regala a César una diadema símbolo del poder, la cual es rechazada por Julio César como muestra del desinterés por el trono de Roma. El 15 de marzo del año 44 a. C. Julio César es asesinado por un grupo de senadores romano entre los que se encontraban Cayo Casio Longino y Marco Junio Bruto. A raíz de esto, y temiendo por su propia vida, Marco Antonio huye de Roma para evitar un baño de sangre contra sus partidarios.

Más tarde, y viendo que su vida no corría peligro, vuelve a Roma para concertar una tregua con la facción de los asesinos. A partir de ese momento simula perseguir la paz y el fin de la tensión política, mientras trata de afianzarse como líder del partido político del César. Tras un discurso de Cicerón, el 17 de marzo, se concede la amnistía a los conjurados y se programa el funeral de Julio César. Marco Antonio, como fiel seguidor del difunto, es elegido para recitar la elegía. Durante el discurso enumera las gestas del César y aprovecha la oportunidad para deslizar acusaciones referidas al asesinato del líder. En un acto dramático, muestra a los presentes las 23 puñaladas conferidas al César. Esa misma noche el pueblo romano, seducidos por el discurso de Marco Antonio, ataca alos conjurados obligándolos a huir para salvar sus vidas.

Aprovechando su relación con Julio César, logra el apoyo de una guardia de veteranos y el apoyo de la viuda del difunto. De esta manera obliga al Senado a entregarle la provincia de Galia Cisalpina para poder trasladar las legiones allí y preparar un ataque contra el Imperio. Décimo Junio Bruto Albino, quien entonces era administrador de las tierras codiciadas por Marco Antonio, se niega a entregarle la provincia, por lo que en octubre del 44 a. C., Marco Antonio se decide a atacarlo.

Al tiempo que Marco Antonio decide atacar a Décimo Bruto para recuperar la provincia, aparece en escena Cayo Octavio Turino, quien pretende hacer efectiva la adopción del César y hacerse con las 3/4 partes de las propiedades del asesinado César. Ante esta actitud, Marco Antonia decide regresar a Roma con una legión gala, pero Octavio se le adelanta y marcha con 2 legiones hacia Cisalpina.

Marco Antonio ataca a Décimo Bruto, sitiándolo en Mutina. Octavio llega en ayuda de los sitiados y, en abril del año 43 a. C. derrota a Marco Antonio con la ayuda de los cónsules Aulo Hircio y Cayo Vibio Pansa, quienes son muertes en batalla.

Ante este triunfo, y a pesar de haber perdido 2 cónsules en la batalla, el 19 de agosto Octavio entra en Roma con 8 legiones y obliga al Senado a otorgarle el consulado y promulgar la adopción que hiciera César antaño, cambiando su nombre por Cayo Julio césar. Marco Antonio escapa a la Galia Cisalpina, donde pacta con Lépido y consigue tropas de infantería y caballería con las cuales marchar hacia Roma.

Ante el avance de Marco Antonio y Lépido, Octavio traiciona al Senado, se reúne con los atacantes en Bononia y forman el Segundo Triunvirato. La Galia Cisalpina es adjudicada a Marco Antonio, Hispania y la Galia Narbonense a Lépido y África, Cerdeña y Sicilia a Octaviano.

El 23 de noviembre del 43 a. C., durante una Asamblea conocida como la Lex Titia, se obtiene el reconocimiento del Segundo Triunvirato. Para afianzar la alianza Octaviano se casa con Clodia (hijastra de Marco Antonio). A partir de ese momento comienza la persecución de los asesinos del César. Se ejecutan unos 2.000 caballeros y 160 senadores, entre los que se encontraba Cicerón. Los partidos senatorial y republicano son aniquilados como muestra de que nadie debía desafiar el poder del Triunvirato.

Marco Antonio y Cleopatra

Con el panorama militar y político reestablecido, Lépido toma el control de las provincias de occidente, Octaviano permanece en Roma con el fin de asentar a los veteranos de guerra y Marco Antonio se dirige a las provincias de oriente para aplacar una revuelta en Judea. Durante este viaje conoce a Cleopatra en un encuentro programado en Tarso en el año 41 a. C. Ambos quedan prendados, convirtiéndose en amantes. Marco Antonio pasa el invierno en Alejandría junto a su amante.

Mientras tanto, la situación en la capital romana empieza a generar conflictos. Octaviano se divorcia de Clodia (hijastra de Antonio). La esposa de Marco Antonio, Fulvia, herida por el trato dado a su hija recluta 8 legiones e invade Roma. Sin embargo, entre los años 40 y 41 a. C., Fulvia es sitiada en Perusia y exiliada a Sición (Grecia). Allí muere esperando el regreso de su marido.

Marco Antonio vuelve a Roma, logrando con su matrimonio con Octavia (hermana de Octaviano) la reconciliación del Triunvirato. El reino romano es nuevamente dividido, África es asignada a Lépido, las provincias occidentales a Octaviano y las orientales a Marco Antonio. Este último viaja con su nueva esposa hacia Grecia con el fin de preparar una campaña contra los partos. La rebelión de Sexto Pompeyo en Sicilia obliga al ejército de Marco Antonio a permanecer en Italia frustrando, una vez más, los planes del triunviro. Es necesaria la intervención de Octaviana para la reconciliación de Marco Antonio y Octaviano.

Marco Antonio deja a Octaviana (embarazada) en Roma y se dirije a Alejandría para reunirse con su amante y madre de sus hijos gemelos. Cleopatra le da el dinero necesario para reunir un ejército para iniciar la campaña contra los partos.

Con el apoyo de su amada, reune un ejército de unos 120.000 hombres. Se interna en Armenia, siguiéndo por el Éufrates y pasando por Arzen sometiéndola y contando así con la ayuda de Artavasdes (rey armenio). Marco Antonio continúa hacia Fraaspa (capital de la Media Atropatene). Artavasdes cambia de bando y el ejército de Marco Antonio se queda sin suministros para conquistar las fortalezas, por lo cual decide regresar a Siria a través del río Aras.

Marco Antonio pide ayuda a Octaviano pero, éste, aprovechando la situación, sólo envía 2.000 hombres de refuerzo junto a Octaviana y obliga a Lépido a renunciar al cargo. Marco Antonio, al comprender la maniobra de Octavio, acepta las tropas, pero envía a su esposa de vuelta a Roma.

Ante la reacción de Marco Antonio, Octavio aprovecha la oportunidad de librarse de él, acusándolo de ser hombre de baja moral que había abandonado a su esposa para rendirse ante la promiscua reina de Egipto y sus costumbres.

Nuevamente con ayuda de su amante, Marco Antonio invade Armenia (en represalia por la traición de Artavasdes). Regresa a Alejandría y, rodeado por Cleopatra y los hijos de ambos, proclama la disolución de su alianza con Octavio. Como muestra de su desaveniencia con Octavio, reparte las tierras entre sus hijos, Cleopatra y Cesarión (hijo de ésta con Julio César). Anuncia a Cesarión como heredero legítimo del César y lo nombra Rey de Reyes y Rey de Egipto. Esto es visto por Octavio como un acto de guerra, ya que su poder residía en el hecho de ser considerado heredero del César por adopción. De esta manera, en el año 33 a. C. el triunvirato expira y no es renovado, intuyéndose el comienzo de otra guerra civil.

El último enfrentamiento por el poder

Entre los años 33 y 32 a. C. se realiza una verdadera guerra política entre Marco Antonio y Octavio. El primero se divorcia de Octaviana (hermana de Octavio) y acusa a Octavio de advenedizo, usurpador del poder político y falsificación de documentos de adopción de Julio César.

Por su parte, Octavio, lo acusa de traición a las costumbres romanas, responsable de la ejecución de Sexto Pompeyo. Se hace con el testamento de Marco Antonio y hace ver al pueblo romano que éste quería reinar junto con Cleopatra en los territorios romanos.

En el año 32 a. C. el Senado despoja a Marco Antonio de sus poderes y declara la guerra a Cleopatra. En el 31 a. C comienza la guerra entre ambos bandos. Marco Vipsanio Agripa, a las órdenes de Octaviano, toma el puerto de Methone para amenazar la situación de Marco Antonio. Cirenaica y Grecia se inclinan hacia el mando de Octavio, obligando a Marco Antonio y Cleopatra a entablar una lucha en el mar. El 2 de septiembre se libra la batalla naval de Accio, en la cual resulta vencedor Octavio y obligando a los vencidos a retirarse a Alejandría.

En julio del 30 a. C., Octavio invade Egipto. El 1 de agosto, tras un día de resistencia, las legiones de Marco Antonio abandonan a su líder. Marco Antonio se suicida dejándose caer sobre su espada, quedando en estado agónico. Es llevado al lado de su amada y muere en sus brazos. Cleopatra se encuentra con Octavio e intenta seducirlo, al igual que lo hizo con Julio César y Marco Antonio. Al ver que la intención de Octavio era hacerla desfilar encadenada, como señal de triunfo, ante todo el pueblo romano decide suicidarse mediante la muerte ritual por mordedura de áspid.

 
 
Última modificación de este artículo: 22 de Octubre de 2007
© Diseñada por Santiago Cuenca - Civilopedia, Historia de las Civilizaciones Antiguas Política de privacidad Bibliografía Contacto