Roma

Roma, la República que se convirtió en Imperio

Fundada, según la tradición, en el año 753 a.C. por Rómulo, Roma es una de las ciudades más importantes de la historia tanto en la actualidad como en la antigüedad. En algunas versiones, Rómulo sería descendiente de Eneas, el lider troyano que salvó lo que quedó de su pueblo tras la destrucción de su ciudad. Según otra versión, sería descendiente de Evandro, rey arcadio, que fundó la ciudad de Palantea sobre lo que después se llamaría monte Palatino, y sobre el que se fundaría Roma.

A pesar de su confuso origen, lo que está claro es que Roma conforma, junto con la Grecia Clásica, una de las mayores fuentes históricas y culturales de la civilizacion occidental actual. Comenzando como un sistema monárquico, tras casi 250 años se convirtió en una república por más de cinco siglos cuando, en 27 a.C., Octavio fue nombrado Augusto (Emperador).

Roma se extendió desde sus orígenes por toda la península de Italia dominando y anexionando territorios, y más tarde expandiéndose por toda Europa, llegando a Britania y Germania, Asia Menor y África con la conquista de Egipto.

Su repercusión no fue meramente militar y geográfica, sino que a nivel religioso modernizó y evolucionó el politeísmo griego asociando los dioses latinos (Júpiter, Saturno, Marte...) al panteón griego, y tras oprimir el cristianismo terminaría por convertirlo en la religión monoteísta oficial de un vasto imperio.

La herencia romana se ha transmitido hasta nuestros días también en el arte, con grandes influencias en la pintura, escultura y arquitectura, y debemos a ella avances clave como el alcantarillado, que propicia la existencia de las grandes ciudades como las conocemos hoy.

 
 
Última modificación de este artículo: 00 de Enero de 0000
© Diseñada por Santiago Cuenca - Civilopedia, Historia de las Civilizaciones Antiguas Política de privacidad Bibliografía Contacto