Azteca

La civilización Azteca (Mexica)

Si bien ha sido tradicionalmente considerada un imperio, la civilización Azteca (o mexica) tenía su núcleo en la ciudad de Mexico-Tenochtitlan, y más allá de expandirse como un imperio constituido por ciudades o provincias que formaban una nación conjunta, lo hacía a través del dominio que la propia ciudad-estado de Tenochtitlan ejercía sobre otras ciudades-estado o altépetl, que debían pagar tributo y someterse si no querían ser reducidas a escombros. Tan sólo otras ciudades fuertes como Texcoco o Tlacopan permanecían más como aliados que como ciudades subyugadas.

A pesar de que la ciudad de Tenochtitlan y capital de los aztecas fue fundada en 1325, bajo el yugo de Azcapotzalco, en menos de 200 años, hacia el 1500 se habían convertido en la fuerza dominante de Mesoamérica, y Tenochtitlan era tan grande y compleja como algunas capitales europeas.

En ocasiones, la crueldad se ha señalado como un rasgo intrínseco a los aztecas, y no en vano eran un pueblo que tenía sus dos pilares principales en la guerra, para dominar, y la religión para aplacar a los dioses. No obstante, y a pesar de los registros históricos de sacrificios humanos, los aztecas eran un pueblo con unas complejas costumbres y creencias vitales que merecen la pena ser estudiadas en profundidad.

La civilización Azteca se desmoronó tan rápido como ascendió, a manos de los españoles, que fueron ayudados por los pueblos enemigos de los aztecas, sobre los que éstos habían ejercido su dominio en los años precedentes.

 
 
Última modificación de este artículo: 28 de Septiembre de 2011
© Diseñada por Santiago Cuenca - Civilopedia, Historia de las Civilizaciones Antiguas Política de privacidad Bibliografía Contacto