El Coliseo

Orígenes e importancia

El coliseo, nació como fruto de la necesidad de un nuevo anfiteatro en la ciudad de Roma, tras el incendio del anterior en el año 64 dC. La obra fue iniciada por el emperador Vespasiano.

Aunque el nombre original es Anfiteatro Flavio, su nombre popular lo recibió debido a la estatua que lo presidía la entrada, un coloso de bronce, que era nada menos que una efigie de Nerón.

Al contrario que otros anfiteatros, El Coliseo se encontraba en el corazón de Roma, lo que sin duda ayudó a que alcanzara tal popularidad.

Arquitectura

El Coliseo, si no la más, se encuentra entre las obras de ingeniería y arquitectura más importantes del mundo romano.

Es un edificio de cuatro alturas o pisos de fachada, más el piso inferior, que es una intrincada red laberíntica de mazmorras, sótanos y montacargas.

La fachada se dividió en cuatro pisos, los tres primeros construídos durante el mandato de Vespasiano, y el último terminado por su hijo Tito.

Los tres primeros pisos están construídos por los órdenes, toscano, jónico y corintio, mientras que el último piso no tiene un estilo definido en la arquitectura clásica y más tarde sería definido como estilo compuesto.

A pesar de su aspecto circular, la arena o zona de espectáculo no era sino un óvalo de 75x44 metros, constituido por una base de madera y cubierto de arena.

Los avanzados conocimientos del imperio Romano en el área de construcción, no sólo son patentes en esta construcción por su majestuosidad a la vista, sino que además poseía un sistema de canazalización muy avanzado, que permitía inundar y vaciar rápidamente el piso inferior, llegando a celebrarse espectáculos como batallas navales. Más adelante se construyó una red de sótanos y celdas, para esclavos y bestias, que probablemente darían fin a la posibilidad de celebrar dichos espectáculos.

Las gradas para los espectadores, estaban divididas en zonas, que se ocupaban dependiendo del estatus social o económico de los mismos. Además, tenía un diseño tan bien configurado que era tan fácilmente evacuable, o incluso más, que un estadio de fútbol en la actualidad.

Espectáculos

Los espectáculos más conocidos en nuestros días, son las luchas de gladiadores (munera), que sin duda debían ser grandes acontecimientos. No obstante, en el Coliseo, como Anfiteatro que era, se celebraban otro tipo de espectáculos, como las luchas de animales (venationes), y ejecuciones de prisioneros de todo tipo, aunque las más populares eran por animales y hacia los cristianos, cuando la religión de estos últimos empezó a suponer un problema para las creencias romanas clásicas.

 
 
Última modificación de este artículo: 22 de Noviembre de 2007
© Diseñada por Santiago Cuenca - Civilopedia, Historia de las Civilizaciones Antiguas Política de privacidad Bibliografía Contacto